Un proyecto revolucionario

El instituto de arte y activismo que Tania Brugueras ha abierto no hace mucho en La Habana surgió al comprender que mucha de la violencia que existe en el mundo se genera a partir del miedo y como respuesta a las cosas que la gente no sabe manejar. Su lugar de trabajo está ubicado en la segunda planta de la Habana Vieja e intentará funcionar como un espacio-escuela en la lucha contra la civilidad perdida en la Cuba actual.

Tania Bruguera / Foto: Mario Hechavarria Driggs
Tania Bruguera / Foto: Mario Hechavarria Driggs

Como explicó Pablo Helguera, Director de Programas Académicos del Museo de Arte Moderno de Nueva York (Moma), «este Instituto busca la reflexión y el debate pero también la realización de ideas que lleven a un cambio. Es en esta integración del compromiso político que está todo lo que hacemos. Sin duda, lo que se hace en este proyecto es digno de apoyo”.

La campaña pro recaudación de fondos ha comenzado y son bienvenidos todos los que deseen aportarle financieramente. Mismo si “basta con un dólar o su equivalente en moneda nacional, lo más importante es participar, de tal manera que uno pueda sentirse parte de un proyecto que involucra a todos los cubanos en pos del cambio pacífico».

Tratándose de Cuba, lo relevante en este nuevo proyecto es que a Tania Brugueras le fue extendida una licencia de cuentapropista registrada en el Ministerio del Trabajo, sin que medien detalles acerca de qué actividad intentará desarrollar.

Vía internet, a partir de un texto publicado en la plataforma kickstarter.com, sabemos que su objetivo “es crear un entorno igualmente democrático para el aprendizaje mediante la discusión de ideas que son relevantes para todos; esto, independientemente de los puntos de vista políticos, la situación económica y nivel de educación de cada quien».

Su nuevo proyecto, INSTAR, intenta responder a las acciones represivas llevadas a cabo por el gobierno cuando, en diciembre de 2014, la artista fue violentamente reprimida al tratar de presentar “El susurro de Tatlin” en la Plaza de la Revolución de la capital cubana. En el marco del proyecto INSTAR ya se realizó una performance de 100 horas con lecturas de los textos de Hannah Arendt sobre el totalitarismo y se ofrecerán, además, conferencias, talleres y debates directamente vinculados a la población.

«Serán amas de casa, estudiantes, trabajadores, todos; serán los cubanos de a pie. Si crees en el poder del arte, la educación y la libertad de expresión, únete a nosotros para crear y desarrollar el instituto para el arte, el activismo y la alfabetización cívica».

http://www.taniabruguera.com/cms/112-1-El+Susurro+de+Tatlin+6+versin+para+La+Habana+.htm

Leave a comment