Editorial: TRAS LAS REJAS

Cuba está de moda. Y la existencia de presos políticos en la isla ha pasado en pocos meses de ser un tema espinoso a ser un tema verdaderamente molesto: ¿Qué hay más molesto para un país que se abre a la inversión extranjera y para los países extranjeros que quieren invertir en él que reconocer la existencia de presos de conciencia? Lo más políticamente correcto es ignorarlos, actitud que ha adoptado hasta la Iglesia en Cuba a través del Cardenal Jaime Ortega, que hace poco negó explícitamente la existencia de presos políticos en la isla.

Independientemente de los debates sobre lo que se considera o no un preso político y de los abusos del término que pueden complicar su significado, la realidad es que ha habido y hay en Cuba personas detenidas y encarceladas por manifestar públicamente su desacuerdo con el gobierno o por desafiar de un modo u otro el poder establecido.

A lo largo de este número podréis leer historias de prisioneros políticos en Cuba: algunos liberados hace varios años, otros hace pocos meses, y alguno que todavía sigue en la cárcel. Pero más allá de las personas y sus circunstancias, este número pretende mostrar los motivos que pueden llevar a alguien a ser preso político en Cuba, el tratamiento que reciben en las cárceles y las secuelas que tiene para quienes sufren este castigo.

Puedes leer la revista aquí:  Revista web español

Autor

Agnes Koleman has been traveling to Cuba since 1997. She is a big admirer of Cuban and Cuban people and hopes one day soon they will have a democratic government.

Leave a comment