La avalancha capitalista cohabitando con la triste miseria de los barrios

Un  ciudadano español, natural de Toledo, de  visita por primera vez en Cuba, me cuenta que ha pasado dos semanas increíbles viviendo como un cubano más,  experiencia que le ha dado la posibilidad de tocar con las manos la realidad cubana.

Se llama  Frank.  Dice que no ha visitado ningún lugar turístico, ni se hospedó  en hoteles de lujo, ni  ha probado  la comida reservada para extranjeros,  todo lo contrario: Ha viajado en ómnibus urbanos, perdido en la multitud agolpada en el pasillo, se ha montado en los taxis particulares llamados popularmente ¨almendrones¨,  comió  en las cafeterías particulares , y caminó  por  el corazón de  los barrios  más pobres,  como Diez de octubre, Alamar y San Agustín. Según sus palabras, tuvo  el privilegio de visitar viviendas muy  humildes,  y conocer  gente muy sencillas, que en su país hubieran sido declaradas como de  ¨extrema pobreza¨.

by CubaRaw
by CubaRaw

Le pregunto:  ¿de todo lo que has visto en tus dos semanas de  estancia en Cuba, qué cosa  te  ha llamado más la atención?  Y  responde rápidamente: ¨La avalancha capitalista cohabitando con la triste miseria de los barrios. Las tiendas abarrotadas de productos  occidentales, a precios verdaderamente alarmantes, y la gente comprando con  una  voracidad que no había visto en ningún otro lugar.  Una  interrogante me ha martillado durante estos 15 días, ¿de donde surgirá ese alto poder adquisitivo que contrasta con esa otra Cuba de los barrios pobres?¨.

De la cultura ciudadana comenta: ¨los cubanos responden a patrones europeos que pudieran catalogarse de aceptables, aunque  en todo momento percibí  la sensación de estar frente a personas obligadas a mantener la calma y el silencio a toda costa. Venía de España con buenas referencias, con información sobre Cuba de primera mano,  ya que mi esposa es cubana y me acompañó en el viaje. Allá  existe  una fuerte división de  criterios.   Los sectores de izquierda hablan de prosperidad en la isla, de buena educación y salud pública gratuita, pero la derecha dice todo lo contrario,  que hay mucha  escasez  y problemas de todo tipo.  Con este viaje he logrado  formarme mi propia  opinión¨.

Me contó que visitó la playa  Baracoa:  ¨pequeña,  con mucha  suciedad acumulada en la orilla. A pesar de eso la gente se bañaba como si nada¨.  También indagó sobre  los precios en el mercado negro, hizo muchas preguntas,  buscando respuestas al cúmulo de interrogantes que a cada paso se le aparecían en el camino, pero no obtuvo respuestas a  muchas  inquietudes.

Frank considera que para conocer a fondo Cuba se necesita  tiempo. Dos semanas no han sido suficientes.  ¨Me  he  quedado con deseos de conocer más. Descubrir  la esencia del cubano que lo vuelve   un ser totalmente singular. Eso se ha convertido para mí en  un reto.  Me queda pendiente otra  visita¨.

Autor

Guantánamo, 1963. Escritor y periodista independiente. Ha obtenidos diferentes premios internacionales en literatura y periodismo, entre los que destacan el Concurso Novelas de Gavetas Franz Kafka, organizado por Libriti Prohibiti de la República checa y los premios de reportaje Emilio Alejandro Núñez 2015 y el Hypermedia 2016, en España. Es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

Leave a comment