Editorial: Las tres caras del periodismo cubano

A pesar de que el periodismo en Cuba ha cambiado bastante en los últimos años, abriéndose espacios para la prensa independiente y apareciendo nuevas iniciativas alternativas, siguen existiendo tres bloques bien diferenciados. Está la prensa estatal, caracterizada por ser más propaganda que periodismo y soportar una fuerte censura; los medios independientes, expuestos al constante desprestigio y represión por parte del gobierno y en ocasiones con deficiencias de calidad; y los nuevos medios alternativos, con más espíritu crítico y nuevas e interesantes perspectivas de la realidad cubana, pero siempre respetuosos con el gobierno, sin atreverse a sobrepasar ciertos límites prohibidos. Portada de la revista

Esta situación puede parecer ventajosa para el gobierno cubano, con su aparato propagandístico estatal para debilitar aún más el ya de por sí débil periodismo independiente, y con estos nuevos medios creados por jóvenes universitarios, que proyectan una imagen al exterior de espíritu crítico y reforma. Los jóvenes periodistas que trabajan en estos medios están formados y son buenos profesionales, y en muchas ocasiones desprecian a los periodistas independientes, a los que consideran disidentes analfabetos sin la preparación necesaria para ejercer el periodismo. La jugada parece perfecta.

Sin embargo, parece que el gobierno tampoco se siente cómodo con esta nueva generación de periodistas alternativos, en concreto con alguno que se acerca más de lo debido a esos límites. A finales de octubre, la policía política detuvo y privó de libertad por primera vez a algunos de estos periodistas alternativos, formados en sus universidades y entrenados en los medios estatales, cuando trataban de cubrir los daños causados por el huracán Matthew en Baracoa. Al convertir a los alternativos en perseguidos, el propio gobierno está rompiendo la dinámica de bloques que tanto le compensa, y sin duda avivando el fuego que provocará el estallido del periodismo cubano, de donde nazca quizás por fin un único periodismo libre.

Puedes leer la revista aquí.

Agnes Koleman

Agnes Koleman has been traveling to Cuba since 1997. She is a big admirer of Cuban and Cuban people and hopes one day soon they will have a democratic government.