¿Cómo te sentirias de ser inocente, pero encarcelado cada domingo?

Ladies in white
Ladies in White in their weekly march.

Como las Damas de Blanco siguen estando en el punto de mira de las autoridades estatales cubanas la ONG Checa People in Need, desearía señalar a la atención del público dos casos de Damas de Blanco que han estado bajo la represión constante en los últimos dos años.

Keila Ramos Suárez tiene 28 años. Desde marzo 2013 hasta abril de 2014 ha sido detenida y asaltada por 15 veces.

Lady in White Keila Ramos
Lady in White Keila Ramos

Como su familia no está de acuerdo con las opiniones políticas que ella tiene, ella ha sido reprimida ademas, ha sido expulsada de su casa, encontrandose en la calle. Su hijo le ha sido quitado por las autoridades estatales, debido a sus actividades disidentes. Ella esta detenida constantemente antes de la marcha dominical semanal  que hacen las Damas de Blanco , para evitar que participara en la misa.

Maria Teresa Gracias Rojas tiene 48 años. Ella ha sido detenida y asaltada 39 veces desde enero 2013 hasta marzo 2014.

La policía del estado le ha organizado un registro en su casa: todas sus pertenencias fueron destruidas;fue asaltada, y sometida a actos de repudio y intimidación. Ella esta bajo vigilancia constante, con una patrulla de la policía permanentemente estacionada frente a su casa. Casi todos los domingos se le impida participar en la marcha de las Damas de Blanco. La policía le arresta o a las afueras de su residencia o en frente de la iglesia local. Nos gustaría hacer hincapié en la gravedad del hecho de que le pasó ser asaltada por el mismo sacerdote también. Su situación se hace aún más difícil por su hija que tiene problemas de salud por los que no recibe ningún tipo de ayuda.

Los guiones que las autoridades utilizan son casi siempre los mismos:

Uno de ellos es detenerlas antes de la misa de domingo, por lo que no pueden continuar su protesta semanal en su paseo común a la iglesia. Son llevadas a la comisaría de policía local por varias horas donde están constantemente bajo estrés psicológico y físico: los agentes de policía las golpean, humillan y amenazan  a la cárcel durante años o amenazan con dañar a sus familias si no se cesan sus actividades disidentes. Las Damas de Blanco protestan todos los domingos vestida de blanco, como símbolo de la paz, con el fin de exigir la libertad de los de sus parientes que son disidentes encarcelados y de todos los demás presos políticos.

La otra es la de organizar actos públicos de repudio en contra de ellas con el fin de causar angustia,  intimidación y asustarlas: Pequeños grupos de personas son llevados a la residencia de los disidentes y gritan insultos contra ellas, lanzan piedras contra sus casas y las amenazan.

¿Por qué continuan estas valientes mujeres a librar la batalla, a pesar de la presión a la que se encuentran bajo? Su respuesta es simple y clara: quieren un cambio y la libertad para ellas y su pueblo.

Las ONG People in Need condena la represión de las autoridades cubanas hacia Keila y María Teresa, así como hacia todos las Damas de Blanco y pregunta por el cumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de los cuales Cuba es signataria.

La marcha semanal habitual fue duramente reprimida en La Habana, sino también en las provincias, tras el anuncio de las celebraciones en memoria de las víctimas del Remolcador 13 de marzo que hundieron en 1994. 89 Damas de Blanco, entre cuales Berta Soler, lider del movimiento,  y 9 hombres que participaron en la marcha fueron arrestados.

El movimiento  Damas de Blanco se inició sobre las secuelas de la Primavera Negra en 2003, cuando el gobierno cubano arrestó y sumariamente juzgo y condeno 75 defensores de los derechos humanos, periodistas independientes y bibliotecarios independientes a penas de hasta 28 años de prisión. El iniciador fue Laura Pollán, esposa de uno de los activistas encarcelados, Héctor Maseda. Cada manifestante lleva una foto de su pariente encarcelado y el número de años para los que ha sido condenado.

Autor

Miranda Fuertes is human rights defender focused on Cuba and based in Prague, Czech Republic

Leave a comment