“Toda organización civil independiente en Cuba es considerada de manera automática parte de la oposición”

La realidad cubana es una y muchas al mismo tiempo, así que nada mejor que conocerla a partir de sus propios actores… anónimos, por ahora. En esta sección de entrevistas, iremos explorando diferentes proyectos sobre Derechos Humanos y desarrollo que se encuentran actualmente en marcha en la isla.

Hoy, nuestro tópico será la formación de líderes y los problemas que enfrentan las organizaciones cubanas que a ello se dedican. Que la disfruten.

¿Cuánto tiempo lleva en marcha tu proyecto de formación de líderes y en qué consiste exactamente?

El proyecto comenzó en el 2° semestre del 2013, cuando se impartió un curso piloto para la formación de líderes; en él se graduaron los primeros nueve alumnos. Desde ese momento hasta ahora se han impartido ocho cursos más, cada uno con una duración aproximada de 5 meses. En ellos, se les da a los alumnos la oportunidad de recibir una preparación como líderes, dotándolos de recursos para el liderazgo y de conocimientos teóricos necesarios para su desarrollo personal y profesional, por ejemplo, en materia política y económica, de asesoramiento legal y de Derechos Humanos. Además, se trabajan cuestiones prácticas como el manejo de las redes sociales, la elaboración, la dirección y la ejecución de proyectos sobre temas relacionados, por ejemplo, con Cuba y sus relaciones con otros países y regiones. En cada semestre se renuevan tanto los temas que se imparten, como los materiales audiovisuales para el debate a partir de los intereses y preferencias de los participantes.

¿Qué actividades se desarrollan principalmente y qué resultados se han obtenido hasta el momento?

     Las actividades se desarrollan en forma de conferencias semanales. Cada una de ellas cuenta con un ponente que realiza una exposición sobre su campo de interés y los resultados obtenidos en su exploración del tema. Nuestra mediateca puede ser consultada para la obtención de material. Además, los estudiantes tienen acceso al equipamiento que necesiten (tarjetas de memoria, ordenadores, etc.) y pueden consultar con los profesores que cuentan con experiencia en su especialidad. Hasta ahora hemos logrado que los graduados obtengan una preparación adecuada para su desempeño como intermediarios en organizaciones civiles que trabajan de manera independiente y a las cuales pertenecen. Los graduados ya son capaces de relevar a otros líderes y están capacitados para elaborar, dirigir y ejecutar sus propios proyectos, sean estos o bien de carácter político, cultural o social, o bien de interés económico. Además, algunos pasan a formar parte de nuestra Junta Directiva. El impacto final es, en realidad, en beneficio de toda la comunidad, pues impartimos saber y transmitimos lo que no transmiten las instituciones estatales.

¿Cuál es el perfil de los candidatos aceptados para el proyecto?

     Básicamente, formamos líderes para organizaciones civiles independientes, pero no negamos la matrícula a personas que no estén vinculadas a ellas y que deseen preparase como líderes. Se exige como mínimo una formación educativa de doce años aprobados o un diploma técnico medio. Sin embargo, hemos tenido amas de casa, trabajadores del sector estatal y cuentapropistas. Cada vez hay más interés por parte de estos últimos, por cierto. No discriminamos por sexo, raza ni preferencia sexual, solo exigimos firmar y cumplir un acta de compromiso. La edad no es un impedimento para cursar los estudios ni tampoco la filiación política o preferencia ideológica del alumno.

¿Qué nivel de participación, proactividad y creatividad tienen los asistentes?

Hay una participación activa de los alumnos puesto que las conferencias detonan un intercambio de opiniones, preguntas y respuestas a través del sistema de video-debate. La creatividad de los alumnos puede verse en la diversidad de opiniones, el propio estilo que cada uno aplica, la sugerencia de los temas y las propuestas que surgen a los problemas que se detectan en sus respectivas comunidades. Al final del curso se hace una encuesta anónima para que los estudiantes lo evalúen y sugieran cómo mejorarlo.

La fundación en la que trabajas, promotora del proyecto, es una organización civil independiente. ¿Qué dificultades enfrentan hoy en Cuba este tipo de organizaciones?

La primera dificultad es que tenemos que trabajar desde la clandestinidad porque no nos permiten legalizarnos ante el Ministerio de Justicia. La Ley nro. 82, la llamada Ley de Asociaciones, impone tantas trabas y condicionamientos que resulta imposible incluso hacer el trámite para la habilitación. También se nos acusa de mercenarios en caso de tener algún patrocinador extranjero para desarrollar cualquier tipo de proyecto. No se nos permite tener locales o sedes donde desarrollar nuestras actividades, por eso, lo hacemos en nuestras viviendas que no siempre cuentan con las condiciones adecuadas. En muchas ocasiones se nos efectúan registros y decomisos de medios técnicos, documentación, etc. En los casos de tolerancia, se nos imponen condiciones como establecer un determinado número de alumnos o no hacer demostraciones públicas. Nos llegan también citas para ser interrogados por los oficiales del DSE (Departamento de Seguridad del Estado) o por la Policía Nacional Revolucionaria. Por desgracia, el gobierno cubano no reconoce a ninguna ONG como nosotros.

¿Ha habido alguna mejora o cambio últimamente en la percepción o en el trato por parte del Estado a estas organizaciones?

     No consideramos que exista en este momento alguna mejora en relación al trato del Estado hacia las organizaciones de la sociedad civil independiente. Simplemente son encasilladas dentro de un estrecho marco político-ideológico, el de la oposición o contrarrevolución, ya que no admite ningún tipo de organización que no sea de las que él ha organizado. Si bien a estas organizaciones no las reprime con violencia, como, por ejemplo, a las que incitan a la desobediencia civil, con los proyectos de tipo académico o cultural mantiene una política de hostigamiento y de control a distancia, con actividades de obstrucción cuyo objetivo es el divisionismo.

¿Qué nivel de inclusión en cuanto a género, raza y orientación sexual hay en Cuba actualmente?

Podríamos decir que desde hace años disminuye la discriminación en general. Las oportunidades de trabajo para hombres y mujeres son similares, incluso en sectores como la biotecnología, el magisterio, la medicina y otros. Todos ellos muestran cifras mayores de empleadas mujeres que de empleados hombres, y no existen diferencias en cuanto al salario. Lo que no podemos asegurar es que exista un aumento de la participación femenina en las organizaciones civiles. La represión es un factor importante que invalida y afecta más a las mujeres que a los hombres, pues las mujeres temen tener que abandonar la familia por una detención. Otro factor que drenó los movimientos opositores fue el éxodo hacia otros países de mujeres capaces y comprometidas o de matrimonios jóvenes en busca de mejoras en su calidad de vida. En el caso de la discriminación racial a nivel institucional no es perceptible pues se pueden presentar casos aislados de empleadores que pueden discriminar a la hora de contratar personal. Socialmente, en Cuba, la mezcla racial es intensa y generalmente poco conflictiva, pero debemos señalar que existen todavía personas que practican el racismo, aunque de forma discreta.

¿Cuánto comparativamente se ha avanzado en la acogida y participación activa de mujeres, afrocubanos y miembros de la comunidad LGBT en las organizaciones civiles independientes?

En cuanto a discriminación social por concepto de orientación sexual, las acciones acometidas por el gobierno gracias a Mariela Castro y el centro que dirige han producido una apertura desde el punto de vista institucional y propagandístico. Esto ha llevado a la aparición pública de figuras que anteriormente en Cuba existían solo de forma velada. Son contados los casos de discriminación por orientación sexual que se pueden documentar en las empresas, aunque en la vida social sí existen abundantes críticas hacia elecciones y comportamientos de algunos miembros de la comunidad LGBT que hacen ostentación de su condición.

¿Hasta qué punto las organizaciones civiles independientes son consideradas parte de la oposición al régimen?

Toda organización civil independiente que existe en Cuba es considerada de manera automática parte de la oposición porque el régimen no admite ningún tipo de asociación fuera de las que ellos han creado y promueven. Todas ellas son controladas de forma absoluta y permanentemente por los miembros del Partido Comunista que, en cada caso, ostentan cargos de dirección. Esta consideración automática impide un desarrollo normal de los procesos sociales e impide el surgimiento de organizaciones capaces de promover proyectos comunitarios que beneficiarían directamente a la población. El Estado limita también la entrada de recursos económicos que intentan financiar proyectos necesarios que llevarían a la creación de nuevos puestos de trabajo y al desarrollo de las disciplinas.

Uno de los puntos clave de tu proyecto es la enseñanza y el aprendizaje de todo lo relacionado con las redes sociales y las plataformas digitales. ¿Qué impacto real en la sociedad civil tienen hoy en Cuba? ¿Hasta qué punto el acceso es amplio y no limitado para los ciudadanos?

 Nuestro cursos promueven el conocimiento y el uso de las redes sociales y las plataformas digitales porque son una manera de constituir y obtener conocimiento. Gracias a ellas desaparecen las distancias, se globaliza la información y se incorporan ciudadanos a este nuevo mundo. El dominio de estas tecnologías facilita el intercambio con otros países y permite hacer de conocimiento público situaciones o hechos que de otra manera no se conocerían por la censura gubernamental. Ese es el trabajo de los periodistas independientes que, mediante blogs y trabajos periodísticos enviados a medios de prensa internacionales, realizan una labor informativa sobre la realidad cubana. El problema es que el ciudadano común aquí no tiene acceso a este tipo de información debido a la censura impuesta por el gobierno que no permite el acceso a cierto tipo de páginas web. El libre acceso a la información en Cuba está limitado a entidades estatales, personeros del régimen, hoteles etc. La población civil en Cuba solo puede conectarse en las oficinas comerciales del monopolio ETECSA y en las llamadas zonas WiFi que están diseminadas por todo el país, en su mayoría en parques al aire libre. El acceso a páginas que estén consideradas como enemigas de la Revolución está prohibido. La conexión es lenta y el costo alto para el cubano promedio; una hora de conexión cuesta un peso convertible, es decir, veinticinco pesos cubanos.

  1. ¿Te gustaría compartir con nosotros alguna anécdota, conclusión o discusión que haya surgido en el marco de los talleres?

Cuando Donald Trump anunció su política sobre Cuba, se impartió un tema que se llamó “Relaciones Cuba – Estados Unidos”. Los participantes del taller la consideraron una política errónea y se mostraron partidarios de lo manifestado por el ex presidente Barack Obama, esto es, que normalizar las relaciones rendiría mejores frutos para todos. En ese encuentro también surgió el tema de cómo reaccionaría la Unión Europea ante las medidas del gobierno norteamericano. Recuerdo perfectamente a un alumno que manifestó lo siguiente: “si yo fuera uno de los líderes de la UE de inmediato apresuraría todos los trámites que fueran necesarios para terminar con la llamada ‘posición común’, normalizaría las relaciones con Cuba y aprovecharía la brecha y la falta de competencia con las empresas estadounidenses. Me convertía en el primer socio comercial de Cuba. No dejaría ni un pedacito para que ellos pudieran invertir o hacer ningún negocio.” Pasado el tiempo con ese participante volvimos a encontrarnos en otra actividad y acercándose me dijo: “te acuerdas de aquel día, lo que hablamos, fíjate lo que sucedió, cuánta razón teníamos.” Como conclusión lo resumió en una frase que no he olvidado y que en esta anécdota la trasmito: “los Estados Unidos cierran y la Unión Europea abre.”