Candidatas por el Cambio, un nuevo proyecto pro democrático

A través del tiempo la mujer ha jugado un papel activo en la emancipación de la sociedad y ha desempeñado un protagonismo determinante en su lucha por liberarse de los yugos tradicionales e históricos impuestos por el llamado “sexo fuerte”.

Cada época dio ejemplos de mujeres o grupo de mujeres que dedicaron sus mejores esfuerzos a ello. En Cuba, las Damas de Blanco son el mayor exponente de la lucha por los derechos humanos y civiles, bajo un gobierno comunista que, para mantenerse en el poder, recurre al férreo control estatal y la represión a las actividades disidentes y pacificas de ciudadanos que se cansaron de vivir bajo la dictadura.

En el contexto social que vive hoy la sociedad civil, que lucha por devolver la democracia a Cuba, se remarca la iniciativa de derrotar a la dictadura en las urnas, lo que constituye tal vez el camino más difícil, ya que las elecciones son unipartidistas y condicionadas para que solo las propuestas avaladas por el gobierno consigan la postulación a las distintas colegiaturas.

Según la ley electoral vigente, el ciudadano cubano solo puede votar una vez, y en esa elección el voto sólo elige al delegado de su circunscripción o barrio. La estructura de pirámide en los votos para los diferentes niveles, se va achicando a medida que los escalones estatales suben, quedando la presidencia de la república en la cúspide, donde se vota únicamente por una sola persona, sin ninguna oposición.

Zelandia Perez. Foto: Yunia Figueredo
Zelandia Perez. Foto: Yunia Figueredo

Existen en la actualidad varios proyectos que siguen esta línea de “luchar por un cambio mediante elecciones”, y uno nuevo acaba de salir a la luz: una extensión del proyecto primigenio ‘Candidatos por el Cambio’, esta vez, regentado por mujeres. Su promotora es Zelandia Pérez, residente del Vedado, a quien he tenido la oportunidad de entrevistar para que dé a conocer esta nueva iniciativa ciudadana. Ella explica:

– Es la primera vez que anunciamos a los medios el proyecto al que hemos llamado: ‘Candidatas por el Cambio’. Se trata de mujeres que se postularían en las circunscripciones para el cargo de ‘delegado’. Pensamos que pueden captar el voto de otras mujeres en pos de la emancipación y la acción femenina directa en los barrios. Llevar a las urnas el mayor número de candidatos independientes es uno de nuestros objetivos, así como concientizar la libertad del voto entre los ciudadanos. Si son mujeres creemos que se elevaría su efectividad.

¿Por qué esta afirmación?

– Es que las mujeres somos más organizadas que los hombres y en ciertos momentos también hemos demostrado ser más valientes. Estamos seguras de que muchas sociedades han podido contar con nosotras, las mujeres, en momentos clave, y Cuba no va a ser la excepción. Es un trabajo arduo, a largo plazo, pero muy necesario.

¿Cuáles son los objetivos fundamentales de este proyecto?

– En un periodo de uno a diez años el objetivo sería desarrollar una estructura institucional que permitiera organizar, preparar y postular candidatas independientes a todas las magistraturas del país, desde la base de barrio hasta la Asamblea Nacional. También buscar personas activas pro democráticas en los barrios y lograr una unidad entre las diferentes tendencias de la sociedad civil de cara a la transición política, aprovechando los mecanismos constitutivos existentes. Promover y capacitar a ciudadanas que se sientan con esta responsabilidad para promover el establecimiento del buen gobierno.

¿Cómo es la estructura del proyecto?

– La estructura del proyecto está diseñada para dividir y organizar el trabajo de manera que se logren los objetivos propuestos a través de la combinación de esfuerzos, a partir de la coordinación por objetivos, por áreas geográficas dadas y por niveles de convocatoria en cada región. La estructura, en su esencia, estaría conformada por una pequeña masa crítica, ejecutiva y altamente funcional, en correspondencia con el uso eficiente de los recursos humanos. Esto permitiría contribuir al accionar coherente de cada miembro o voluntario en cualquier región del país. Cada región estaría enmarcada en un área geográfica, de acuerdo a la distribución establecida por su secretaría ejecutiva.

¿Cuáles son las metas a corto plazo?

– Aunar voluntades y también dejar a un lado el miedo y el tradicional divisionismo que ha enrarecido nuestros intentos pro democráticos. Esa la misión inmediata de las mujeres que integraran este proyecto que ha comenzado a incubarse y que queremos dar a conocer.

Para concluir, Zelandia pide recordar no sólo los grandes ejemplos de mujeres que estamparon con sus nombres la historia, sino también a las millones de mujeres invisibles que vivieron, sufrieron y murieron en el anonimato en las diferentes épocas y bajo distintas ideologías. Este trabajo de la memoria también incluiría a las mujeres a las que nadie se acercó jamás para hablarles de sus derechos humanos o civiles, ni de cómo organizarse para poder alcanzar metas tan altas como las que se propone este nuevo proyecto de Candidatas por el Cambio.