Bajo amenaza constante

Antunez- Photo Credit: Flickr, Creative Commons, Comision Interamericana de Derechos Humanos
Antunez- Photo Credit: Flickr, Creative Commons, Comision Interamericana de Derechos Humanos

 

Antunez, un conocido activista cubano, fue encarcelado durante 17 años entre 1990 y 2007. ¿Su delito? Haber gritado durante una manifestación en los años 90 que el comunismo era un error y que Cuba era una distopía.

Jorge Luis García Pérez, más conocido como Antúnez y su esposa, Yris Pérez Aguilera, fueron detenidos el pasado junio, esta vez por temor a que el disidente pudiese representar una amenaza para la normalización de las relaciones entre Cuba y EE.UU. Fue capturado por distribuir panfletos contra esta normalización de las relaciones en su ciudad natal, Placetas. La motivación tras su detención podría encontrarse en sus repetidos viajes a Europa y los EE.UU., en donde tuvo la oportunidad de hablar sobre la realidad actual de los disidentes en Cuba.

Durante su última detención, en el mes de junio, Antúnez declaró haber sido golpeado y maltratado. Afirmó no haber recibido nunca un trato tan violento durante cualquiera de las otras ocasiones en que fue detenido. Ambos fueron liberados, pero de nuevo puestos bajo arresto al día siguiente. Su esposa y él han sido detenidos injustamente y exhaustivamente interrogados durante su detención y su casa ha sido vandalizada por las fuerzas policiales.

Desde entonces, debido a la presión internacional, ha sido liberado de su arresto domiciliario y los cargos por «desorden público» en su contra han sido retirados. Aunque sólo para restaurarlos poco después: Antunez se encuentra de nuevo bajo arresto domiciliario y deberá someterse a juicio.

Recientemente en Miami, su esposa, Yris Pérez Aguilera, ha hablado en voz alta sobre la represión a las que los disidentes se ven sometidos a diario. También destacó la dura realidad de que, una vez de regreso a Cuba, se enfrentará una vez más a la represión debido a las declaraciones hechas durante su viaje por los EE.UU.

Por desgracia estamos asistiendo a un aumento de la represión por parte del Gobierno Cubano contra los disidentes, como Antúnez y su esposa, y los periodistas independientes, como Roberto de Jesús Guerra y Martha Beatriz Roque, que han sido detenidos o golpeados por la Policía Estatal.

Antunez es un ejemplo clásico de perdurable valor y resistencia:

Después de ser discriminado por la política del régimen hacia las minorías, lo que le impidió crecer profesionalmente y conseguir la educación que él anhelaba, se unió inspirado en la caída del comunismo en Europa del Este a la oposición cubana en los años 90. Fundó el Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo en la memoria del disidente que murió durante una huelga de hambre en 2010.

Durante sus largos años de prisión, Antunez formó un nuevo movimiento para apoyar a los presos políticos, llamado Pedro Luis Boitel en memoria de este preso político que murió a causa de una huelga de hambre en 1972. A lo largo de sus años de prisión se mantuvo firme en sus posiciones – se negó a llevar un uniforme de prisionero o a renunciar a sus convicciones. Debido a su constante desafío a las autoridades del Régimen, su condena de cinco años se amplió a diecisiete años.

Su esposa, Yris Tamara Pérez Aguilera, también ha fundado un movimiento, el Movimiento Feminista Rosa Parks para los Derechos Civiles, que aboga por el fin de la represión contra los defensores pacíficos de los derechos humanos. Ella ha recibido repetidas amenazas de muerte y violación, golpizas y ha sido varias encarcelada varias veces.

En honor a la lucha continua de Antunez e Yris Pérez por el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales en Cuba, a pesar de ser conscientes de los riesgos involucrados, desde People in Need apelamos a vosotros para que compartáis su historia. Queremos asegurarnos de que su situación se conozca y la represión contra ellos cese.

Autor

Miranda Fuertes is human rights defender focused on Cuba and based in Prague, Czech Republic

Leave a comment